meteored.com.ar

Las lluvias y temperaturas esperadas para marzo

Durante el mes de febrero la mayor parte del este del país transitó características extremadamente secas, mientras que las temperaturas tuvieron un comportamiento errático, con una primera parte que presentó valores bajos y luego un fuerte incremento.

Calor, Lluvia, Humedad, Marzo, Pronostico
El mes de marzo ha comenzado con características de calor y humedad, pero con lluvias sólo puntuales, aisladas y acotadas a pequeñas áreas

Comenzamos el mes de marzo y todavía se sienten las secuelas de lo que fue el final de febrero. El evento La Niña sigue vigente y aunque ha perdido fuerza en las últimas semanas, su impacto sigue más firme que nunca. Toda la porción centro-este del país está siendo dominada por la presencia de un importante centro de alta presión, lo que genera un freno al desarrollo de las precipitaciones sobre la zona pampeana.

El anticiclón ubicado sobre la porción central del país también ha provocado una importante circulación de viento del sector norte sobre el margen oeste del país, lo que fomentó las condiciones de tiempo inestable sobre gran parte del NOA y de la zona cuyana, provocando el desarrollo de lluvias y tormentas de gran magnitud.

Las temperaturas comenzaron a elevarse sobre el centro y norte del país en la última semana del mes de febrero y en el comienzo de marzo se prevé que se mantengan muy elevadas. Esto está fundado especialmente por la importante circulación del viento del sector norte que sigue vigente sobre la zona pampeana y la región cuyana.

La evolución de las lluvias a lo largo de marzo

Esta primera parte del mes sigue estando caracterizada por una marcada circulación de viento norte, lo que favorece el incremento térmico y el aumento de la humedad en las capas bajas de la atmósfera. Pero la presencia del centro de alta presión no permite el desarrollo de tormentas significativas y sólo se producen algunos núcleos convectivos que “rompen” con la estabilidad del anticiclón y provocan tormentas puntuales intensas, como las observadas en Monte Maíz y Colonia Bismark durante el fin de semana pasado.

Pero no todo el mes presentará la misma característica, ya que el centro de alta presión se irá debilitando con el paso de los próximos días, permitiendo que se renueve la situación y comiencen a observarse precipitaciones más generalizadas. Pero la pregunta sigue latente ¿Alcanzarán las lluvias previstas para las próximas semanas a revertir las condiciones actuales? La respuesta es que para el centro del país, por ahora, no. Los modelos de corto y mediano plazo muestran una tendencia en la que la anomalía de lluvias a lo largo del mes se mantendrá inferior a los parámetros normales para marzo.

Si bien la segunda quincena del mes podría presentar un mayor caudal de precipitaciones, las mismas no serían lo suficientemente abundantes y generalizadas como para generar un cambio de tendencia definitivo, y los registros previstos serían inferiores a los promedios. Cabe destacar que todavía se observa una circulación que potencialmente puede provocar tormentas muy importantes pero de manera puntual y acotada, por lo que a nivel general, la tendencia se mantiene deficitaria.

Cómo será el comportamiento de la temperatura

Luego de un verano en el que sólo se han destacado un par de olas de calor y la característica en general fue de valores inferiores a lo normal, el mes de marzo muestra un panorama inverso. Sobre la Patagonia, donde los registros térmicos durante febrero fueron extremadamente elevados, se prevén valores levemente superiores a lo normal, especialmente sobre la porción norte de la región.

El evento La Niña sigue vigente y aunque ha perdido fuerza en las últimas semanas, su impacto sigue firme.

En tanto, en la porción central del país, que tuvo una característica fría comparada con los valores históricos durante los dos primeros meses del año, se observa una tendencia de registros superiores a los promedios históricos, nucleados especialmente sobre el norte de La Pampa y sur de Córdoba. La única zona que presenta una tendencia opuesta al resto del país es el NEA, donde las provincias de Chaco, Formosa, Misiones e incluso el norte de Santiago del Estero prometen valores levemente inferiores a los parámetros del mes de marzo.