meteored.com.ar

Otoño con La Niña: más lluvias en el NOA, más seca en el Litoral

A pesar del reciente periodo húmedo con grandes volúmenes de lluvia sobre el centro y norte de país, las proyecciones climáticas indican un predominio de condiciones secas para el otoño, a excepción del noroeste argentino.

La Niña clima otoño lluvias pronóstico
El otoño se presentará dispar en materia de lluvias en la Argentina. La Niña seguirá influenciando.

El fenómeno de Niña sigue bien vigente, y promete continuar al menos en lo que respecta a este nuevo trimestre de marzo a mayo, considerado como el otoño climatológico.

Así se desprende de las recientes actualizaciones sobre el fenómeno El Niño – Oscilación del sur (ENOS) que indican que la temperatura de la superficie del mar en el Pacifico ecuatorial sobre las costas de Sudamérica se mantiene con valores inferiores a los normales.

Las proyecciones de este fenómeno a corto y mediano plazo, realizadas mediante el uso de modelos dinámicos y estadísticos, prevén una probabilidad del 77% de que La Niña persista a lo largo del otoño, aumentando las chances de un retorno a la neutralidad en la medida que nos adentremos en el invierno.

Muchos de los impactos de la Niña (como así también de El Niño) alrededor del planeta están bien estudiados y documentados, y su conocimiento a lo largo de los años ha servido de buen sustento a la hora de proyectar condiciones climáticas predominantes.

Las consecuencias de dos eventos consecutivos La Niña en Argentina

La presencia de dos eventos La Niña consecutivos en estas últimas dos temporadas ha propiciado condiciones de sequía en la mayor parte productiva de nuestra Argentina, en donde la falta de agua se trasladó a graves problemáticas como históricas bajantes de los principales ríos de la Cuenca del Paraná y graves incendios forestales, como los recientemente ocurridos en la provincia de Corrientes en donde se quemó más del 10% de su superficie.

Llamativamente, en medio de este gran periodo seco que atraviesa el país, las precipitaciones se volvieron más recurrentes en el tramo final de febrero y comienzos de marzo, habiéndose registrado lluvias muy voluminosas en poco tiempo, especialmente sobre el noroeste argentino y el centro-sur del Litoral.

Con un cambio de circulación regional más propenso a la llegada, permanencia y desplazamientos de sistemas frontales por el centro y norte de la Argentina, las condiciones se han tornado mucho más inestables y con mayor disponibilidad de humedad, necesaria para el desarrollo de estas precipitaciones.

En el noroeste argentino es esperable bajo un escenario La Niña que se produzcan grandes eventos de precipitaciones, la estadística así lo indica y de hecho graves inundaciones se han dado en las últimas décadas en esta porción del país bajo el actual escenario. Sin embargo, las recientes lluvias abundantes sobre algunos sectores del centro y noreste de Argentina sí resultaron más llamativas, aunque la tendencia de pronósticos climáticos indica que volverán a prevalecer condiciones de déficit de lluvias para estos próximos meses.

Pronóstico climático del SMN para el otoño

Así se desprende del reciente informe de pronóstico climático emitido por el Servicio Meteorológico Nacional en conjunto con otros organismos especializados, poniendo el foco en las condiciones medias esperadas para este próximo trimestre correspondiente al otoño climatológico.

Se destaca allí una mayor probabilidad de ocurrencia de lluvias inferiores a lo normal especialmente sobre el Litoral y el este de la provincia de Buenos Aires, y en menor medida sobre un amplio sector que abarca al resto del área comprendida por las provincias centrales y también el centro y norte de la Patagonia.

Contrariamente, es esperable que a lo largo de este otoño las precipitaciones se ubiquen por encima de lo normal sobre las provincias del noroeste argentino (Tucumán, Salta y Jujuy fundamentalmente), repitiéndose con frecuencia el escenario observado en estos últimos días con grandes sistemas precipitantes.

Este informe también da una proyección cualitativa de la temperatura, esperándose en el trimestre en curso condiciones más cálidas que lo normal en la mayor parte de la Argentina, y sin sectores a priori que vayan a presentar un trimestre más frío que el promedio.

Como siempre se destaca en estos informes, este tipo de pronósticos tan generalizados es importante a acompañarlos de seguimientos más continuos a través de pronósticos de menor escala temporal.