A soplar fuerte, ¡es el día del viento!

Pampero, Narai, Zonda, Mistral, Siroco, son algunos nombres que recibe el viento en distintos lugares del mundo. No importa como lo llames, ¡hoy celebramos su día!

Cindy Fernández Cindy Fernández 15 Jun 2019 - 16:26 UTC
15 de junio- Día internacional del viento
15 de junio, Día internacional del viento.

No lo podemos ver, pero definitivamente lo podemos sentir. Esto se debe a que el aire está compuesto por una mezcla de gases - principalmente nitrógeno y oxígeno- que tienen una densidad. Es decir que tiene una masa que ocupa un espacio, y por lo tanto, se pueden trasladar. El desplazamiento del aire de un lugar a otro es lo que llamamos viento.

Estos gases son incoloros, es decir que no tienen color y no los vemos. Pero, ¿por qué lo sentimos? Porque el aire es un fluido como el agua. En el caso del aire hay tan poca masa en un espacio tan grande, que su densidad es mil veces menor. Es decir, las moléculas del aire están mil veces más separadas entre ellas que las del agua y por eso se percibe distinto.

Pero cuando el aire se mueve y se convierte en viento, muchas partículas se estrellan contra nosotros en muy poco tiempo y nos empujan tratando de pasar. Algo similar percibimos cuando nos movemos rápido y nuestra piel choca con muchas partículas que encuentra en el camino en solo unos segundos, Lo que sentimos es la fuerza del aire que se resiste a quitarse.

El viento se origina porque la densidad del aire cambia debido a las temperaturas. Cuando el Sol lo calienta, el aire se hace menos denso, las partículas se separan y se vuelve más liviano, entonces empieza a subir hacia las nubes. Pero al llegar tan arriba se enfría, se vuelve más denso, y sus partículas vuelven a juntarse. Entonces, su propio peso lo lleva nuevamente hacia la superficie donde el Sol puede calentarlo otra vez para que el proceso se repita. Como el aire que estaba cerca del suelo asciende, el aire de los alrededores se mueve para llenar el espacio que queda libre, dando origen al viento.

Los que tienen nombre propio

Algunos vientos resultan tan peculiares que reciben su propio nombre. Tan sólo en japonés antiguo hay más de dos mil palabras para dar nombre. Nos sería imposible nombrarlos todos, pero acá va una pequeña lista

Los Argentinos:

  • Pampero: es un viento frío y seco que proviene de sudoeste del país y se desplaza de sur a norte por toda la pampa argentina, de allí su nombre. El Pampero avanza rápidamente por del centro argentino generando un brusco descenso de la temperatura.
  • Sudestada: temporal con viento fuerte del sudeste que afecta la región del Río de la Plata en Argentina. Es muy húmedo y a veces está acompañado con lluvia
  • Zonda: Viento muy seco, cálido y rafagoso que proviene de la Cordillera de los Andes y desciende sobre la llanura argentina.
  • Viento Norte: Es un viento siempre suave, cargado de nubes de buen tiempo que con el pasar de los días satura y perturba el cielo con humedad y calor excesivo.
La veleta determina la dirección del viento
La veleta es el instrumento con el que se determina la dirección del viento.

En el resto del mundo:

  • Alisios: Se originan entre los trópicos y se dirigen hacia el ecuador.
  • Barbero: Viento frío cargado de trocitos de hielo, que cubre el pelo y las barbas rápidamente en Canadá y Estados Unidos.
  • Mistral: Viento frío y seco que sopla en el valle del Garona, España.
  • Nasim: Brisa suave en Arabia Saudí
  • Ojo de Buey: Corriente repentina que limpia el cielo de Nueva Escocia y el Cabo de Buena Esperanza.
  • Poniente: Viento del oeste en las costas españolas.
  • Puelche: Viento descendente de los Andes chilenos.
  • Siroco: Viento del sur Mediterráneo, en África es caliente y seco, pero cuando llega a Europa cargado del agua del mar se vuelve terriblemente húmedo y sofocante.
Publicidad