Alarmante: julio fue el mes más caluroso registrado en la historia

El planeta está en camino a uno de sus años más calurosos. El récord del último mes fue impulsado por las históricas temperaturas en Europa Occidental y el Ártico. Llaman a tomar acciones más agresivas en la lucha contra el cambio climático.

Christian Garavaglia Christian Garavaglia 06 Ago 2019 - 15:46 UTC
París calor
Decenas de récords se han quebrado en Europa Occidental durante julio de 2019, impulsando el alza de la temperatura del planeta.

Los datos muestran que este año continúa trayendo temperaturas récord. Cada mes en 2019 se ha clasificado entre los cuatro más cálidos para el mes en cuestión, y junio fue el junio más cálido jamás registrado. Ahora se confirma que julio también fue un mes excepcional, ya que los científicos lo han declarado como el mes más cálido que el mundo ha experimentado desde que comenzaron los registros de manera sistematizada hace más de un siglo.

El Servicio de Cambio Climático de Copérnico, un programa de la Unión Europea, calculó que el mes pasado superó por poco a julio de 2016, en 0.04°C, convirtiéndose así en el primero de la lista.

Lo destacado, es que el registro de temperatura mensual del último julio se produce sin la influencia adicional de un fuerte fenómeno "El Niño" en el Océano Pacífico tropical, que agrega calor a los océanos y la atmósfera y ayuda a aumentar las temperaturas planetarias. El récord de 2016, por ejemplo, sí ocurrió durante un año con un Niño extremadamente fuerte.

Julio registró 0.56°C por sobre el promedio de 1981 a 2010, "que está cerca de 1.2°C por encima del nivel preindustrial como lo define el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático", dijo la agencia en un comunicado. El planeta está en camino a uno de sus años más calurosos y los datos casi garantizan que el período de 2015-2019 será identificado como el período de cinco años más cálido registrado.

Es importante destacar que el valor de temperatura promedio que se muestra para julio de 2019 se basa solo en el conjunto de datos ERA5 del Servicio de Cambio Climático de Copérnico implementado por el Centro Europeo para Pronósticos Meteorológicos de Medio Alcance (ECMWF) en nombre de la Unión Europea. Los conjuntos de datos de otras instituciones podrían sugerir ligeras diferencias, aunque no diferirían en forma significativa.

Los hechos que marcaron un julio histórico

"Julio ha reescrito la historia climática con docenas de nuevas temperaturas récords tanto a nivel local, nacional como global", dijo Petteri Taalas, secretaria general de la Organización Meteorológica Mundial. "Esto no es ciencia ficción. Es la realidad del cambio climático. Está sucediendo ahora y empeorará en el futuro sin una acción climática urgente".

El pico de temperatura mensual fue impulsado en gran medida por el calor récord en Europa occidental, incluida la fuerte ola de calor que llegó al Ártico y culminó en uno de los eventos de derretimiento más importantes jamás registrados en Groenlandia. La capa de hielo vertió 197 mil millones de toneladas de agua en el Atlántico Norte solo en julio, lo suficiente como para elevar el nivel del mar en 0.5 milímetros.

Alaska también vio su mes más cálido registrado. Allí y en otras partes del Ártico, se dieron incendios forestales simultáneos y masivos, que consumieron millones de acres y emitieron cantidades sorprendentes de gases de efecto invernadero. El hielo marino del Ártico estuvo en un mínimo histórico en el mes.

En Canadá, una instalación militar en Alert, Nunavut, el lugar habitado de manera permanente más septentrional de la Tierra (ubicado a tan solo 900km del Polo Norte), registró 21°C el 14 de julio, rompiendo un récord establecido en 1956.

Los esfuerzos no alcanzan

En 2015 en París, los líderes mundiales se comprometieron a hacer todo lo posible para evitar que el planeta se calentara más 2°C, con el objetivo concreto de mantener el calentamiento por debajo de 1.5°C, en comparación con niveles preindustriales.

Pero la realidad actual muestra que estos compromisos son demasiado modestos. La semana pasada, cuando el jefe de las Naciones Unidas reconoció la probabilidad de que el mundo acabara de experimentar el mes más caluroso registrado, suplicó a los líderes nacionales tomar acciones más agresivas en la lucha contra en cambio climático que lleven a un desarrollo más sostenible del planeta.

Publicidad