Cumbre de Líderes sobre el Clima: refuerzan la ambición climática

Esta Cumbre auspiciada por Joe Biden, junto a más de 40 países que representan el 80 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, muestra que el rumbo de la acción climática está cambiando con gran compromiso por parte de naciones líderes.

Cumbre de lideres sobre el Clima 2021
Para evitar una catástrofe climática permanente, debemos aprovechar urgentemente el impulso dado en la Cumbre de Lideres sobre el Clima 2021, es decisivo para las personas y el planeta.

Según publicó la Organización Meteorológica Mundial (WMO), el pasado 22 de abril en el "Día de la Tierra" durante la celebración de la Cumbre de Líderes sobre el Clima, convocada por el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se dio a conocer un nuevo objetivo para la reducción del 50-52% en la contaminación por gases de efecto invernadero (GEI) de los EE.UU., con respecto a los niveles de 2005 para 2030, ya que los líderes mundiales se comprometieron a tomar medidas más ambiciosas para abordar la aceleración del cambio climático.

Te puede interesar leer: "¿Cuándo fue el primer “Día de la Tierra”? "

Recordemos que desde que Biden asumió la presidencia en enero 2021, una de sus acciones más inmediatas fue reincorporar a los Estados Unidos al Acuerdo de Paris. Esta gestión fue sin duda una de las más esperadas por el resto del mundo. Estableció así un nuevo rumbo para los EE.UU, que consiste en alcanzar emisiones netas cero, para el 2050 (a más tardar).

Estados Unidos es el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero, luego de China.

Biden lanzó un proceso que involucra a todo el gobierno, organizado a través de su Grupo de Trabajo Nacional sobre el Clima, para establecer este nuevo objetivo de emisiones para 2030, conocido como la “Contribución Determinada a Nivel Nacional” (NDC), una presentación formal a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Planes y más compromiso para cumplir los objetivos a tiempo

Estados Unidos presentó un plan para duplicar para 2024, la financiación climática pública anual para los países en desarrollo en relación con el nivel promedio durante la segunda mitad de la Administración Obama-Biden.

En la cumbre virtual del 22 al 23 de abril, los líderes gubernamentales de 40 países que representan el 80% de las emisiones globales, expresaron su compromiso con medidas políticas más ambiciosas, y destacaron la necesidad tanto de mitigación como de adaptación.

El informe de la WMO sobre el estado del clima mundial en 2020, publicado el 19 de abril, brindó detalles de indicadores climáticos preocupantes, incluidas concentraciones récord de GEI, aumento de las temperaturas de la tierra y los océanos, aumento del nivel del mar, deshielo y retroceso de los glaciares y clima extremo. También destacó los impactos en el desarrollo socioeconómico, la migración y el desplazamiento, la seguridad alimentaria y los ecosistemas terrestres y marinos.

António Guterre, ONU
El Secretario General de la ONU, António Guterres, quien presentó el informe de la WMO dijo: “La madre naturaleza no está esperando, necesitamos un planeta verde, pero el mundo está en alerta roja”.

El Jefe de la ONU dio la bienvenida a los compromisos asumidos durante la cumbre, y pidió a la comunidad internacional que haga de esta “una década de transformación”, comenzando por construir una coalición global para emisiones netas cero a mediados de siglo para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. “Los jóvenes están presionando a sus mayores para que hagan lo correcto”, dijo.

El Secretario General tomó con satisfacción el anuncio de contribuciones nacionales determinadas nuevas y mejoradas, entre ellas las de EE.UU., Canadá y Japón, el compromiso de Brasil de lograr la neutralidad del carbono para 2050, así como el anuncio de la República de Corea de que pondrá fin a toda la financiación externa del carbón, y presentará unas contribuciones más ambiciosas este año.

El presidente argentino, Alberto Fernández, participó de la Cumbre, y señaló que la justicia ambiental es también justicia social, y debe ir de la mano de la justicia financiera. Mencionó que como parte de la agenda argentina para bajar las emisiones contaminantes, el país asume el compromiso de que el 30% de la matriz energética nacional provenga de energías renovables. Además anunció que la deforestación ilegal va a ser tipificada como un delito ambiental, y que enviará en breve al Congreso un proyecto de ley para la protección ambiental de bosques nativos.

Próximos pasos

El siguiente paso en la dirección correcta es que TODOS los países, comenzando con los principales emisores, presenten planes de acción climática nuevos y más ambiciosos, contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) en virtud del Acuerdo de París.

El próximo “Diálogo de Petersberg sobre el Clima”, la “Asociación para el Crecimiento Verde”, la “Cumbre de los Objetivos Globales” y la “Cumbre de los Líderes del G7”, serán momentos cruciales para que los líderes asuman compromisos vitales en materia de financiación del clima; especialmente en lo que respecta al objetivo de 100 mil millones de dólares en apoyo de la acción climática de los países en desarrollo, prometido desde hace más de una década.

El mundo estará muy atento, especialmente aquellos que ya están experimentando graves impactos climáticos y una crisis económica en curso. Cumplir con la financiación y la adaptación es un requisito previo para el éxito.

Además, en la Cumbre fue anunciada una nueva coalición mundial para proteger los bosques tropicales, un grupo de gobiernos y empresas anunciaron la Coalición LEAF, una nueva y ambiciosa iniciativa mundial diseñada para acelerar la acción climática mediante la recaudación de al menos mil millones de dólares para proteger los bosques tropicales del mundo.

El Secretario General de la ONU, pidió que las propuestas concretas que faciliten el acceso a un mayor apoyo financiero y tecnológico para los países más vulnerables, estén sobre la mesa antes de la crucial Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP26, que se celebrará en noviembre en Glasgow.

La Cumbre ha mostrado que el rumbo de la acción climática está cambiando, pero todavía hay un largo camino por recorrer. Para evitar una catástrofe climática permanente, debemos aprovechar urgentemente el impulso dado hoy, en este año 2021, decisivo para las personas y el planeta. El liderazgo de los principales emisores será fundamental para garantizar el éxito en Glasgow. Ahora es urgente que todos los países, especialmente otros grandes emisores, presenten sus planes climáticos para 2030 mucho antes de la COP 26.