Día del Investigador Científico

El desarrollo de la ciencia y tecnología es fundamental para el crecimiento económico de un país. Cuando se genera la interacción con el sector productivo, logran innovaciones que benefician el desarrollo sustentable y contribuyen al bienestar general.

Marina Fernández Marina Fernández 10 Abr 2019 - 12:37 UTC
Día del Investigador Científico
El 10 de abril se celebra el trabajo de los científicos que dedican su vida a la investigación y realizan estudios en pos del bienestar general.

Cada 10 de abril se conmemora el Día del Investigador Científico, en esta fecha se recuerda el nacimiento del Dr. Bernardo Alberto Houssay (1887-1971), una eminencia en la ciencia que logró hacer historia en la medicina argentina y mundial. Nació en Buenos Aires y a los 17 años (de manera muy temprana), se graduó en la Escuela de Farmacia de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Extendió sus estudios en Medicina y se especializó en Fisiología. A los 23 años se graduó de médico y al poco tiempo ya formaba parte del cuerpo docente universitario.

Houssay obtuvo el premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1947 por sus investigaciones sobre las glándulas pituitarias y su rol en la regulación de azúcar en sangre. Su carrera profesional se vio colmada de reconocimientos internacionales. Fue presidente de una gran cantidad de institutos y asociaciones dedicadas a la ciencia. Fundó el Instituto de Fisiología en la Facultad de Medicina en la UBA, además fue el co-fundador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y su presidente hasta la fecha de muerte, habiendo dejado un importante legado.

Dr. Houssay
Bernardo Alberto Houssay nació el 10 de abril de 1887 en Buenos Aires. Premio Nobel de Medicina en 1947. Imagen: Luis M. De Luca.

Además, la Conferencia General de la UNESCO proclamó el 10 de abril como Día de la Ciencia y la Tecnología; y la Organización de los Estados Americanos (OEA) integró el Premio Bernardo Houssay, como reconocimiento a los mejores investigadores y científicos americanos.

El CONICET

Depende del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de Argentina y es la institución científica más importante de nuestro país, reconocida en toda Latinoamérica. Desde hace décadas su objetivo es promover el desarrollo de la ciencia y la tecnología en Argentina, para ello cuenta con un Programa de Becas en donde forma recursos humanos para la investigación. Esto les permite a los jóvenes graduados universitarios de todas las regiones del país la dedicación exclusiva necesaria para obtener grados doctorales y entrenamientos posdoctorales, tanto en instituciones nacionales como del exterior.

El CONICET está compuesto por más de 700 establecimientos entre centros de investigación, laboratorios, e institutos. Su actividad se desarrolla en cuatro áreas: Ciencias Agrarias, Ingeniería y de Materiales; Ciencias Biológicas y de la Salud; Ciencias Sociales y Humanidades; y Ciencias Exactas y Naturales.

Vamos a detenernos en esta última gran área del conocimiento en la cual conviven disciplinas como: informática, matemática, física, astronomía, química, las ciencias de la tierra, el agua y de la atmósfera. La Carrera del Investigador Científico y Tecnológico (CICT), se distribuyen en cinco categorías en las que se progresa mediante una rigurosa evaluación de desempeño, escalando como: Investigador Asistente, Adjunto, Independiente, Principal y Superior. El 70% del plantel desarrolla sus tareas en las universidades nacionales (por ejemplo en FCEyN), el resto en organismos descentralizados como INTA, CONAE, entre otras.

Investigación en Meteorología

La Organización Meteorológica Mundial organiza programas internacionales de investigación destinados a aumentar la capacidad de los científicos para mejorar las observaciones, predicciones, prestación de servicios relacionados con el tiempo, el clima, el agua y el medio ambiente. Esta actividad es fundamental para que la sociedad mundial pueda hacerle frente a los efectos de los fenómenos meteorológicos extremos y a los problemas de la calidad del aire, para elaborar estrategias de adaptación al cambio climático y a la variabilidad del clima.

En nuestro país en el año 1995 el CONICET reconoce al Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (CIMA), desde ese momento ha incrementado su staff profesional, la producción científica, y las actividades académicas. Es considerado un centro de excelencia con reconocimiento nacional e internacional, con proyectos regionales y de agencias internacionales como por ejemplo la NOAA. Puedes consultar cuáles son los temas de investigación del CIMA aquí y leer las publicaciones.

Meteored Argentina saluda en su día a quienes hacen de la actividad científica su elección y forma de vida, que con dedicación plena, esfuerzo y vocación contribuyen a mejorar las condiciones de vida y bienestar general. Por eso la investigación científica merece un lugar central en las prioridades del país.

Publicidad