Eclipse de Sol: mitos, verdades y ciencia

Las civilizaciones milenarias le daban un sentido sagrado y dramático a los eclipses. Con el avance del conocimiento científico se derribaron mitos y leyendas, pero la fascinación hacia estos eventos astronómicos continúa intacta y se siguen investigando. ¿Influyen en los seres vivos?

Marina Fernández Marina Fernández 23 Jun 2019 - 22:50 UTC
Eclipse solar
Este 2 de julio de 2019, tendremos un Eclipse de Sol Total en Argentina.

Nuestros antepasados estaban expuestos continuamente a posibles peligros y sabían cómo sortearlos, pero cuando les tocaba vivir una experiencia nueva (y localmente poco frecuente, como en el caso de un eclipse de Sol), surgía el miedo. El miedo es la emoción principal del ser humano ante una situación desconocida. Con la intención de buscar respuestas a esta oscuridad repentina y desaparición del Sol en pleno día que los atemorizaba, adjudicaron el evento a manifestaciones de sus deidades, es así como miles de mitos se construyeron alrededor de los eclipses.

Mitos y creencias

Para la civilización maya el eclipses de Sol eran un presagio de desgracias y sentían miedo reverencial. La luz había desaparecido y renacido pero ya no era la misma luz, ahora estaba corrupta. Con esto tenían la certeza de que era el final de la vida. Los mayas eran observadores y estudiosos de los cielos, podían calcular cuándo se daría exactamente este evento de oscuridad, pero no por eso perdían el miedo.

También vinculaba al eclipse solar con el momento en que peligrosas aves descendían para arrancar los ojos de los hombres, provocándoles ceguera. Este mito sí está relacionado en cierto modo con la realidad, probablemente aquellos que miraron directamente al Sol atraídos por el eclipse, sufrieron daños irreversibles en sus retinas. En la actualidad se conoce el daño que genera la radiación UV, y por eso repetimos constantemente la recomendación de nunca mirar directamente al Sol.

Eclipse solar
En la actualidad, la gente reconoce al Eclipse de Sol como un show imperdible de la naturaleza, y se protege la vista para disfrutar del evento. Foto: NASA.

En el antiguo reino de Siam (sur de Asia), creían que dios/demonio Rahu (el Glotón), devoraba al Sol y que sólo a través del sacrificio de animales podía devolverle la luz. Incluso, aunque parezca increíble en la actualidad existen muchas comunidades del sur asiático que le teme a Rahu y a la furia del dios-sol Surya.

La mitología China contaba sobre el feroz ataque de un dragón que desgarraban al Sol en los momento que el emperador tenía problemas con sus esposas. Para que vuelva la luz y el orden lanzaban flechas al aire y golpeaban tambores como rito para espantar al dragón y evitar que se coma al Sol.

Respuestas y ciencia

Las personas que han observado eclipses solares en compañía de fauna doméstica o salvaje, tienen muchísimas anécdotas para contar. La mayoría describe una actitud extraña o particular por parte de los animales, incluso desde los minutos previos al evento astronómico. Esto incentivó a lo largo de los años a distintos grupos de científicos a investigar el efecto de los eclipse solares sobre distintas especies, y han arribado a algunas respuestas.

A medida que el cielo oscurece cuando la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol, la temperatura disminuye de manera notable, es así como: los mosquitos y murciélagos deciden salir de sus nidos, los grillos cantan y las ranas comienzan a croar, mientras que las aves dejan de volar y se posan o se vuelven más activas, y hasta las ballenas por ejemplo, saltan en el mar.

Los distintos investigadores concluyen que este comportamiento animal es un reflejo a los cambios repentinos de luz, temperatura y humedad. Recopilar datos científicos relevantes sobre reacciones de animales ante eclipses solares totales, es una tarea muy complicada.

Estudios específicos sobre el comportamiento animal

Científicos primatólogos monitorearon a un grupo de chimpancés dentro de una reserva en Georgia (EE.UU.), durante un eclipse sol anular, y publicaron su trabajo. El grupo de animales presentó signo de confusión, cuando la temperatura descendió bruscamente (en el momento de la totalidad), algunos animales treparon sobre los árboles y colocaron sus rostros y cuerpos viendo hacia el sol. Cuando finalizó el eclipse y la luz solar regresó bajaron de los árboles.

El estudio en abejas durante un eclipse solar total, publicado en American Academy of Arts and Sciences, arrojó como resultado que durante el eclipse estos insectos intentaron llegar a sus colmenas lo más rápido posible, acelerando su vuelo y se desesperaron por ingresar durante el momento de la totalidad.

Se estudiaron también a las especies ganaderas, estas no reaccionaron de forma inusual y acelerada, simplemente cuando perciben la oscuridad repentina propia del eclipse solar total, regresan a sus establos y se preparan a dormir como cuando llega la noche un día cualquiera, y a los pocos minutos vuelven a salir pensando que ya amaneció, en el momento que la luz ambiente ha regresado en el final del eclipse.

En el caso de animales domésticos, por ejemplo los gatos, no parecen tener reacción alguna durante el eclipse solar total, mientras que algunos perros pueden mostrar nerviosismo e incluso temor, o por el contrario otros expresan hasta emoción durante el evento, pero algunos especialistas advierten que eso puede deberse a que imitan el comportamiento de los humanos del entorno.

¿Y el comportamiento en los humanos, puede variar? Durante los próximos días tendrás esa respuesta, junto con más información interesante y complementaria en las notas de Meteored Argentina para conocer más sobre el Eclipse de Sol en Argentina.

Publicidad