El cambio climático acrecentó la desigualdad económica entre países

Un reciente investigación indica que desde 1960 la brecha entre la producción económica de los países más ricos y más pobres del mundo es un 25% más grande que lo que hubiera sido sin el calentamiento global. ¿Cuáles son los países más favorecidos y los países más perjudicados?

Christian Garavaglia Christian Garavaglia 27 Abr 2019 - 13:53 UTC
Cambio climático calentamiento global
El estudio se centra en las consecuencias del cambio climático sobre las economías de las distintas naciones.

Frecuentemente se afirma que el cambio climático es el desafío más importante ante el cual se enfrenta la humanidad en las próximas décadas. La sentencia suena fuerte y tiene argumentos suficientes para sostenerse. El aumento de la temperatura media del planeta en los últimos 150 años genera consecuencias en aspectos tan diversos como la propia física o dinámica de la atmósfera hasta cuestiones económicas o políticas en las distintas naciones del planeta.

Un reciente estudio de la Universidad de Stanford se centró en este último aspecto y concluyó que la desigualdad económica ha aumentado entre países desde la década del ´60 forzada por el calentamiento global. Países fríos como Noruega o Suecia se han enriquecido en las últimas décadas mientras que el crecimiento se ha detenido en países cálidos como India y Nigeria.

Noah Diffenbaugh, autora principal del estudio, afirmó en un comunicado que “la mayoría de los países más pobres de la Tierra son considerablemente más pobres de lo que hubieran sido sin el calentamiento global. Al mismo tiempo, la mayoría de los países más ricos son más ricos de lo que hubieran sido”.

El trabajo revela que el calentamiento global disminuyó la riqueza por persona en los países más pobres del mundo en un 17% a 30%. Mientras tanto, la brecha entre el grupo de naciones con mayor y menor rendimiento económico por persona es ahora aproximadamente un 25% más grande de lo que hubiera sido sin el cambio climático.

La economía mundial en función de la temperatura

El estudio actual liderado por Diffenbaugh combina las estimaciones de trabajos previos con datos de más de 20 modelos climáticos. Durante la investigación se pudo aislar cuánto ya se ha calentado cada país debido al cambio climático para así poder determinar cual podría haber sido la producción económica de estos países si no se hubiera aumentado la temperatura media.

Cambio climático calentamiento global
Aumento o disminución del PIB per capita como resultado del calentamiento global. izquierda, entre 1961 y 2010. Derecha, desde 1991 con mayor información. Crédito de la imagen: Noah Diffenbaugh y Marshall Burke

La incertidumbre se consideró calculando más de 20 mil posibilidades de lo que la tasa de crecimiento económico anual de cada país podría haber sido sin el calentamiento global. Las estimaciones en el documento capturan el rango de resultados entregados por esas miles de posibilidades diferentes.

"Los datos históricos muestran claramente que los cultivos son más productivos, las personas están más sanas y somos más productivos en el trabajo cuando las temperaturas no son ni demasiado altas ni demasiado bajas" indicó Burke, coautor del trabajo. “Esto significa que en los países fríos, un poco de calentamiento puede ayudar. Lo contrario es cierto en lugares que ya están calientes”.

Beneficiados y perjudicados

El trabajo indica cuales son las economías que se han visto más beneficiadas y las más perjudicadas en función del cambio climático desde 1960. Los primeros puestos en economías potenciadas por el cambio climático lo componen Noruega, Canadá, Suecia, Gran Bretaña y Francia respectivamente. En contrapartida, los países que vieron sus economías más perjudicadas en estas décadas fueron Sudán, India, Nigeria, Indonesia y Brasil.

Los investigadores enfatizan la importancia de aumentar el acceso a la energía sostenible para el desarrollo económico en los países más pobres. "Mientras más se calienten estos países, más resistencia habrá en su desarrollo", dijo Diffenbaugh. “Históricamente, el rápido desarrollo económico ha sido impulsado por combustibles fósiles. Nuestro descubrimiento de que el calentamiento global ha exacerbado la desigualdad económica sugiere que hay un beneficio económico adicional de las fuentes de energía que no contribuyen a un mayor calentamiento”.

Publicidad