meteored.com.ar

Incendios en Siberia son más grandes que todos los otros combinados

Los incendios en Siberia son descomunalmente grandes. Por primera vez el humo alcanzó al Polo Norte. Con más de 100 focos activos, su fin aparece todavía muy lejano. Enormes cantidades de dióxido de carbono se liberan a la atmósfera.

Incendios Siberia
Imágenes satelitales permiten comprobar que el humo de los incendios han alcanzado al Polo Norte geográfico.

Muchas de las miradas están puestas sobre los incendios de Estados Unidos, Grecia, Turquía y ahora también Argelia. Y a diferencia del año pasado, las miradas apuntan menos hacia el norte. Pero es hacia allí donde la magnitud de los incendios es descomunal. Por primera vez en la historia, según lo señalado por NASA, el humo de esos incendios alcanzó al Polo Norte geográfico. Otro dato escalofriante es que el tamaño de estos incendios es más grande que todos los demás incendios forestales que arden actualmente en el mundo juntos.

La NASA publicó el pasado 7 de agosto una imagen de uno de sus satélites que muestra el manto de humo se extiende más de 4.800 kilómetros, desde la región de Yakutia, en el noreste de Siberia, hasta el Polo Norte. No había antecedentes de algo así sobre lo que haya registros. Según señala LiveScience, los incendios forestales se producen todos los veranos en esta región densamente boscosa, un paisaje conocido como taiga, pero el año pasado y este año han sido especialmente graves. La capacidad de control por parte de Rusia parece menor ante la magnitud del siniestro.

Para intentar contrarrestar los incendios, desde julio el presidente Putin ordenó la movilización del ejército hacia las zonas afectadas. A estas alturas los incendios consumieron una superficie superior a la de los Países Bajos. Ya el año pasado, los incendios forestales de Siberia fueron calificados por las autoridades rusas como "muy graves" y se estimó que habían provocado el equivalente a 450 millones de toneladas de dióxido de carbono a lo largo de toda la temporada; pero este año los incendios forestales han liberado el equivalente a más de 505 millones de toneladas de dióxido de carbono, y la temporada de incendios forestales aún no ha terminado.

El humo cubre a gran parte del norte de Rusia

La NASA estimaba que el humo abarcaba 4.000 km de norte a sur y 3200 km de este a oeste. La agencia de noticias china Xinhua informó de que el humo podía verse en el cielo de Ulán Bator, en Mongolia, a más de 2.000 km de distancia. La región de Yakutia, también conocida como República de Sajá, donde se producen principalmente los incendios forestales de Siberia, como lo fue el año pasado, es una de las zonas más remotas de Rusia. La capital, Yakutsk, registró una de las temperaturas más frías de la Tierra fuera de los polos, en febrero de 1891, de menos 64,4 grados centígrados; pero este invierno la región registró temperaturas récord muy elevadas.

Los datos son alarmantes, porque tal como reportó La Vanguardia, la situación es tan complicada que desde el pasado domingo está vigente el estado de emergencia en la zona ya que el fuego está próximo al centro de investigación nuclear de Sarov. Los esfuerzos destinados a combatir el fuego tampoco son demasiados: las autoridades, por ley, dejan que grandes superficies se quemen en el caso de que el coste de la extinción sea mayor que el daño causado o si se queman zonas inhabitadas.

Lo increíble del caso es que los incendios de Siberia son mayores que los de esta temporada en Grecia, Turquía, Italia, Estados Unidos y Canadá juntos, según declaró Alexei Yaroshenko, experto forestal de Greenpeace Rusia, a The Washington Post. Más allá de los efectos del cambio climático que son muy claros en esa región, una mala gestión forestal estatal es responsable de que estos incendios sean cada vez más grandes.

Lejos del final

Una realidad es que gran parte del pueblo ruso no está al tanto de la existencia de los incendios y de su magnitud. Los medios de comunicación rusos rara vez informan sobre los incendios forestales de Siberia. "Durante años, los funcionarios y los líderes de opinión han dicho que los incendios son normales, que la taiga siempre arde, y que no hay necesidad de hacer un problema de esto. La gente está acostumbrada", dijo Yaroshenko.

El hecho de que una ley permita que se deje evolucionar a los incendios si ocurren en zonas deshabitadas o el costo de controlarlos es muy alto, es una posición oficial que hace que estos eventos sean cada vez más grandes. Claramente no hay recursos, o son muy magros. Y el daño ambiental va más allá de las fronteras del país.

De acuerdo a lo informado por EuroNews, hay 169 focos activos. En la zona de Yukutia se han evacuado a 39 personas, cuando las llamas estaban a tan solo 3 kilómetros de distancia. Como la zona cuenta con poca población y está muy alejada de las principales ciudades del país, la lucha contra los incendios es muy desigual, mientras que las temperaturas de verano son muy elevadas.