meteored.com.ar

La niña en primavera: ¿qué puede pasar en Argentina?

Luego de muchas especulaciones se declaró un evento de la niña para la primavera, y los pronósticos indican una alta probabilidad de que continúe hasta el verano. ¿Cómo influye en nuestro país?

la niña, enos, el niño, lluvias, sequia, temperatura
Los pronósticos indican que hay una probabilidad mayor al 70% de que La Niña se extienda más allá de la primavera.

La Administración Nacional de la Atmósfera y los Océanos (NOAA) declaró durante este jueves el inicio de un nuevo evento de La Niña. Si bien estábamos en condiciones neutrales desde el comienzo de este 2020, el Océano Pacifico ecuatorial estaba mostrando un enfriamiento lento pero persistente desde abril.

El cambio en las temperaturas del agua de este océano altera la circulación atmosférica y afecta el clima estacional de la región y de muchos sectores del planeta. Cada evento de La Niña es diferente, pero a partir del análisis de los datos históricos se puede conocer cuáles son las condiciones más probables o las que se presentan de manera más frecuente.

La Niña durante la primavera argentina

Según los datos del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), la primavera es una de las estaciones donde La Niña suele tener mucha señal en nuestro país. Los meses septiembre-octubre-noviembre (SON) que presentaron estas condiciones fueron, en su mayoría, trimestres con lluvias inferiores a las normales en las provincias del norte argentino, en el Litoral y sobre la provincia de Buenos Aires, así como también en las localidades del noroeste patagónico.

Por otro lado, parte de San Luis, La Pampa y el noreste de la Patagonia tuvo un predominio de primaveras con lluvias superiores a las normales para la estación.

La Niña no solo repercute en las precipitaciones, sino que también lo hace en las temperaturas. Los trimestres SON, con una niña activa, fueron más fríos que lo habitual en el centro y norte del país. Un panorama completamente opuesto ocurre en el oeste de la provincia de Santa Cruz, donde los datos indican que las primaveras se presentan con temperaturas superiores a las normales.

La Niña durante el verano argentino

Los pronósticos indican que hay una probabilidad mayor al 70% de que La Niña se extienda más allá de la primavera y llegue a estar activa todavía durante el verano. En ese caso, los patrones de precipitaciones y temperaturas de Argentina sufren algunos cambios.

El déficit de lluvias se extienden a una zona mucho más amplia, abarcando gran parte del norte y del centro del país. De darse esta situación durante este año, hay que recordar que estos sectores de Argentina vienen teniendo lluvias muy escasas desde comienzo del 2020. Por otro lado, La Niña no suele provocar cambios en el clima patagónico durante estos meses, a excepción de la cordillera donde pueden presentarse más precipitaciones.

La niña en verano suele originar temperaturas más elevadas que lo habitual en el centro de la región Pampeana y en el centro-norte del país. Definitivamente este es un escenario muy complicado para la región, ya que la combinación de elevadas temperaturas con déficit de lluvias favorece nuevamente la aparición de focos de incendios.

Los datos históricos también muestran que en todo el oeste argentino, junto a la Patagonia, tienen un predominio de trimestres diciembre-enero-febrero con temperaturas anómalamente bajas cuando La Niña está activa en esta estación.

Si bien nada puede asegurar que este año las condiciones climáticas se comporten de esta manera, los pronósticos del ENOS (El Niño-Oscilación del Sur) se actualizan todos los meses y brindan información muy valiosa para la planificación y la toma de decisión de muchos sectores de la sociedad.