meteored.com.ar

Maldivas crea islas para escapar del aumento del mar

Maldivas se compone de casi 1200 islas de corales, y el 80% de ellas se encuentra a menos de un metro sobre el nivel del mar. Desde 1997, el país está creando nuevas islas para mudar sus ciudades. ¡Mirá cómo cambió!

male, maldivas, satelite
Imagen satelital con Landsat del 19 de febrero de 2020

Dado que el nivel del mar mundial aumenta de 3 a 4 milímetros por año, y se espera que esa tasa aumente aún más en las próximas décadas, algunos analistas anticipan un futuro sombrío para las Maldivas y otras islas bajas. Con más del 80 % de sus 1.190 islas de coral a menos de 1 metro sobre el nivel del mar, Maldivas tiene el terreno más bajo de todos los países del mundo, y estudios concluyen que las islas bajas podrían volverse inhabitables para 2050 a medida que las inundaciones provocadas por las olas se vuelven más comunes y el agua dulce se vuelve limitada.

resiliencia, océano indico, cambio climatico
Imagen satelital con Landsat del 3 de febrero de 1997

Esto hace que el archipiélago del Océano Índico sea particularmente vulnerable y hasta el gobierno exploró la idea de comprar tierras en terrenos más altos en otros países como póliza de seguro contra el aumento del nivel del mar. Mientras tanto, desde 1997 también están trabajando para mejorar la resiliencia de las islas actuales del país migrando a la población a nuevas islas y aumentando la altura de algunas ciudades.

1997 vs 2020

Esta semana NASA publicó una comparación satelital de Maldivas con dos imágenes captadas con 23 años de diferencia que muestran cuánto cambió su superficie. Lo que más llama la atención es Hulhumale, una isla artificial recién construida al noreste de la capital, Malé. Fue diseñada para aliviar el hacinamiento en Malé, comenzó en 1997 en una laguna cerca del aeropuerto. Desde entonces, la isla creció hasta cubrir 4 kilómetros cuadrados, lo que la convierte en la cuarta isla más grande de las Maldivas. La población de Hulhumale aumentó a más de 50.000 personas, y se espera que 200.000 más se trasladen en pocos años.

La nueva isla, construida mediante el bombeo de arena del lecho marino a una plataforma de coral sumergida, se eleva unos 2 metros sobre el nivel del mar, aproximadamente el doble de alto que Malé. La altura adicional convierte a la isla en un refugio para los maldivos que eventualmente son expulsados de las islas más bajas debido al aumento del nivel del mar. También podría resultar una opción para las evacuaciones durante futuros tifones y marejadas ciclónicas.

Los proyectos de recuperación también incluyen la ampliación de otros atolones. Entre ellos se encuentra Thilafushi, una laguna al oeste que que es usada como vertedero y un lugar común para los incendios de basura. En la imagen del 2020 se ve como una columna de humo se desplaza hacia el sudoeste. Algo similar está ocurriendo con su isla vecina Gulhifalhuea, un nuevo espacio industrial y de fabricación.

Crecimiento de corales

Hay una noticia positiva: los procesos naturales en los atolones de los arrecifes de coral (como los de las Maldivas) podrían hacer que las islas sean más resistentes al aumento del nivel del mar. Múltiples estudios mostraron que la mayoría de las islas de atolones de coral en las Maldivas, y en otros lugares también, se han mantenido estables o incluso se han vuelto más grandes en las últimas décadas.

Los científicos todavía están estudiando por qué, pero algunas investigaciones indican que las tormentas que inundan las islas pueden mover sedimentos de mar adentro hacia la superficie de la isla, construyendo la isla en el proceso. Otra investigación muestra que los arrecifes de coral saludables pueden crecer hacia arriba al producir abundantes sedimentos.

Pero la protección natural es limitada, en parte porque la construcción de diques puede interrumpir el movimiento de sedimentos y la actividad humana a menudo degrada la salud de los arrecifes de coral. “Las islas que se están construyendo en tierras recuperadas deben tener en cuenta el aumento del nivel del mar y construir más alto sobre el suelo”, dijo Murray Ford, geólogo de la Universidad de Auckland. "Para las islas que están en crecimiento deben tener cuidado de no interferir con la capacidad natural de las islas para adaptarse a los cambios en el nivel del mar".