Cada 16 días detectan señales de radio intergalácticas, ¿qué es?

A una distancia de 500 millones de años luz “algo” emite ondas de radio, estas señales fueron captadas en la Tierra. Los astrónomos descubrieron que son cíclicas, ocurren misteriosamente cada 16 días. Te contamos los detalles en esta nota.

Marina Fernández Marina Fernández 12 Feb 2020 - 15:31 UTC
Señales de radio intergalácticas
Reciben señales de radio cada 16 días, y el emisor se supone a 500 millones de años luz de distancia.

Primero vamos a describir el tipo de señal detectada, se trata de una “ráfagas rápida de radio” (FRB, por sus siglas en inglés de Fast Radio Burst), también llamada ráfagas de Lorimer porque fue descubierta en 2007 por primera vez por Duncan Lorimer, cuando analizaba los datos del año 2001 captados por Observatorio Parkes, Australia. Los astrónomos describen a la FRB como un pulso muy breve y brillante de emisiones de radio, (duran solo milésimas de segundo).

Luego de aquel descubrimiento inicial se siguieron analizando datos recopilados (no instantáneos), y encontraron varios pulsos súper rápidos (más de un centenar). En 2015, los científicos adjudicaron origen terrestre a algunas de estas señales; sin embargo, otras FRBs parecen llegar a la Tierra desde fuentes muy lejanas: “señales intergalácticas”.

señales FRB intergalácticas
Los astrónomos creen que llega a la Tierra desde una región alejada de la Vía Láctea, donde se forma una galaxia espiral.

Esas señales detectadas de origen lejano y desconocido, tenían en común que eran únicas, se tratan de distintos eventos que no se repetían, por eso los especialistas las relacionan con posibles eventos en el espacio, por ejemplo choques de estrellas de neutrones. Pero, y acá viene lo más interesante, muy pocas FRBs (menos de diez), son señales que se repiten.

En particular interesa una ráfagas detectada en el 2018, que posee una repetición periódica, aparece cada 16 días. Por supuesto eso la hace especial y es un motivo superlativo para investigarla con mayor cuidado. Un grupo de investigadores publicó recientemente un artículo en donde documentan esta misteriosa señal de radio periódica.

La señal FRB180916

Esta ráfaga rápida de radio encontrada por primera vez el 16 de septiembre de 2018 (y de ahí su nombre FRB180916), es distinta a las demás. Se repite y respeta un ciclo bien definido que lo llaman “de 16 días”. La señal fue encontrada por el radiotelescopio del Proyecto de Mapeo Experimental de la Intensidad de Hidrógeno en Ráfagas de Radio Canadiense (CHIME/FRB), y desde aquel día hasta el 30 de octubre del 2019 se contabilizaron 28 ráfagas.

Durante todo el periodo de observación siguió un ciclo con cierta regularidad, comienza con 12 días sin señal, luego los 4 días siguientes se logran registrar uno o dos pulsos por hora. Aunque en realidad no siempre se repite cada 16 días, resulta apasionante tratar de comprender este fenómeno regular. Los astrónomos creen que llega a la Tierra desde una región muy alejada de la Vía Láctea, a unos 500 millones de años luz de distancia, donde se forma una galaxia espiral

Telescopio CHIME
Telescopio CHIME, en el Dominion Radio Astrophysical Observatory (DRAO), una instalación nacional de astronomía operada por el Consejo Nacional de Investigación de Canadá. Imagen: chime-experiment.ca

El astrofísico Duncan Lorimer de la Universidad del Oeste de Virginia, que participó en la investigación afirma que si bien se sabe poco de las FRBs: “Este descubrimiento es muy significativo, y potencialmente nos llevará en una dirección interesante para llegar al fondo de estas repetidoras”.

Algunas hipótesis sobre su periodicidad

Existen tres explicaciones que se destacan, dentro de las hipótesis que manejan. La primera indica que el origen de la FRB realiza una órbita alrededor de un objeto con gran masa, puede ser un agujero negro o una estrella. La siguiente hipótesis cita un viento estelar que acompaña a la señal de radio, por lo que en ocasiones haría que aumente y en otras bloquee el pulso. Y la tercera es que las señales (o una de ellas al menos), viaja en conjunto con “algo más”.

Como ya dijimos, hay muchas hipótesis acerca del origen de estos pulsos, en su mayoría referidas a situaciones rápidas y violentas como explosiones de agujeros negros o campos magnéticos. Pero al descubrir que se repiten obliga a los científicos a afinar mucho más su lápiz, crece el interés por saber más de este particular comportamiento de la señal FRB180916 y avanzar en el estudio.

Como estamos hablando de señales intergalácticas y el emisor que se supone a 500 millones de años luz de distancia, para comprender mejor lo que pasa en esa parte del Universo alejada, se necesitan observaciones futuras con telescopios basados en rayos X o Gamma.

Publicidad