Antártida: Importante rompimiento de hielo está en camino

La plataforma de hielo Blunt, en la Antártida, ha mostrado evidencias de que sus grietas están creciendo más rápido en estos últimos años. La cuenta regresiva para un importante rompimiento está en progreso.

Enzo Campetella Enzo Campetella 21 Feb 2019 - 18:16 UTC
Grietas Blunt
Una importante grieta seguía creciendo sobre la plataforma Blunt, en la Antártida. Hacia el 23 de enero progresaba peligrosamente.

El aumento global de las temperaturas sigue haciendo estragos sobre amplios sectores cubiertos de hielo sobre ambos polos. Por la superficie implicada, el hielo antártico alberga una cantidad enorme de agua que de ser volcada al mar podría generar un cambio dramático en su nivel.

Por estos días, Earth Observatory, de NASA, indicó que las grietas siguen creciendo en la plataforma de hielo Blunt, en la Antártica. Esto establece una cuenta regresiva para que se desprenda un iceberg de un área aproximada a dos veces la superficie de la ciudad de Nueva York.

Lo que aún no está claro es cómo va a responder la plataforma luego de la ruptura, y cómo puede afectar a la presencia humana que se estableció allí en 1955. Otra grieta en el segmento superior de la plataforma, que se conoce científicamente como grieta de Halloween, apareció por primera vez en octubre de 2016, y sigue creciendo hacia el este. A medida que el hielo fluye, la base rocosa genera ondas de presión ayudando a acelerar la formación de estas grietas.

El resto es comprender el proceso

La mayor preocupación actual es que parte de la fisura que se mantuvo estable durante los últimos 35 años ha comenzado a acelerarse a una velocidad de 4 kilómetros por año. Para cuando logre romper, el iceberg tendrá una superficie de unos 1700 kilómetros cuadrados. No se trata de un icéberg muy grande para los estándares antárticos.

Los científicos calculan que ni siquiera estará dentro de los 20 principales. Pero (y ese pero es más que importante), será el iceberg más grande que rompa de la plataforma de hielo Brunt desde que se la está observando en 1915. El gran reto es comprender si este rompimiento pueda volver inestable al resto de la plataforma, y que pueda ser el disparador para rompimientos más importantes.

Rompimientos menores son normales en las plataformas, pero los cambios recientes no son comunes en esa zona. El borde de la plataforma evolucionó lentamente desde 1915, pero se aceleró en los últimos años. Todo indica que en el futuro cercano será posible una mayor inestabilidad en toda la región afectada.

Preocupación para las personas que trabajan en la zona

La situación planteada por el crecimiento de las grietas, y la inestabilización de la plataforma está generando preocupación relacionada con la seguridad de las personas que trabajan en la zona. Allí se despliega la la estación Halley de British Antarctic Survey. Su objetivo es la investigación de la Tierra, la atmósfera y la ciencia espacial. Generalmente funciona durante todo el año.

Plataforma Blunt
El hielo de la plataforma Blunt es estudiado desde 1915 y alberga una importante base de investigación.

La base tuvo que cerrarse dos veces en los últimos años por cambios impredecibles en el hielo. Fue reconstruida y reubicada durante varias décadas. Entre 2016 y 2017 se reubicó en un sitio más seguro aguas arriba de la grieta creciente. El trabajo científico en la Antártida es muy importante porque se trata de un continente muy susceptible a los cambios.

Si bien los motivos puntuales asociados al incremento de grietas en la plataforma Blunt son causa de estudio, la comunidad científica es coherente en asociar el calentamiento de la temperatura del mar a posteriores efectos sobre la cobertura de hielo antártico. La mayoría de los glaciares que bajan hacia la costa están en contacto con el mar, y su interacción es permanente.

Publicidad