meteored.com.ar

¿Cómo los microplásticos alcanzaron la cima del Monte Everest?

Por primera vez se encontraron microplásticos en el punto más alto de la Tierra, cerca de la cima del Monte Everest, pero ¿cómo llegaron allí?

Microplásticos Monte Everest
Se encontraron microplásticos cerca de la cima del monte Everest.

El Monte Everest es la montaña más alta de la Tierra, ubicada en el Himalaya, donde se han encontrado microplásticos cerca de la cumbre, a más de 8440 metros sobre el nivel del mar. Este es el punto más alto en el que se ha detectado contaminación por microplásticos en la Tierra. En su estudio, los investigadores encontraron evidencia de microplásticos a solo 400m por debajo del pico después de recolectar muestras de nieve y agua de arroyos en la región.

Los microplásticos, que miden menos de 5 mm de longitud, se encontraron en los lugares más inesperados, incluso en cuerpos de pingüinos en la Antártida y la nieve en el Ártico. Representan un daño grave para la vida silvestre que puede ingerirlos fácilmente, y también son difíciles de detectar y limpiar.

¿Cómo llegaron estos plásticos microscópicos?

Sabemos que los microplásticos están circulando en nuestros océanos en grandes cantidades, ingresando a las aguas de múltiples maneras. A menudo, estos pequeños plásticos alguna vez fueron trozos de basura plástica que luego se rompieron en pedazos más pequeños. Sin embargo, lo desconcertante es cómo llegó este plástico a un lugar aparentemente remoto e inaccesible, cerca de la cima de una montaña.

Hay más de una posibilidad. Podrían haber sido arrastrados por el viento de los pueblos y ciudades cercanos en niveles más bajos, o haber sido llevados por exploradores, quienes, sin saberlo, pueden haber eliminado los microplásticos de su ropa o equipo.

Una mirada más profunda a la evidencia proporciona más pistas. Se observaron niveles más altos de microplásticos cerca del campamento base del Monte Everest, por lo que la gente debe haberlos depositado sin darse cuenta. En el campo base, se encontraron alrededor de 79 microplásticos por cada litro de nieve medida. Un poco más abajo de la cumbre se encontraron alrededor de 10 microplásticos por litro.

Muchas de las piezas de plástico observadas estaban compuestas principalmente de poliéster, acrílico y nylon, que tienden a formar accesorios para la vida al aire libre, como ropa, carpas y cuerdas. La contaminación plástica podría provenir de los montañistas en el campamento base, donde habrían pasado la mayor parte de su tiempo.



Imogen Napper, exploradora de National Geographic y científica de la Universidad de Plymouth describe el Monte Everest como “el depósito de chatarra más alto del mundo".

"Actualmente, los esfuerzos medioambientales tienden a centrarse en reducir, reutilizar y reciclar desechos más grandes. Esto es importante, pero también debemos empezar a centrarnos en soluciones tecnológicas más profundas que focalicen en los microplásticos, como cambiar el diseño de los tejidos e incorporar fibras naturales en lugar de plástico cuando sea posible", dijo Napper, según Science Daily. Evidencia como esta podría alentar a las marcas de ropa outdoor a aumentar la sustentabilidad de sus materiales.

Estamos encontrando contaminación plástica desde el fondo del mar profundo hasta la montaña más alta de nuestro planeta. Los estudios han estado investigando cómo circulan nuestros océanos, aunque pocos estudios han investigado su presencia en tierra y en cadenas montañosas.