Desconcierto ante el movimiento errático del polo norte magnético

Este 11 de febrero, antes de lo previsto, se aprobó la nueva actualización del Modelo Magnético Mundial que garantiza una navegación segura alrededor del planeta. El polo magnético se aleja del Ártico canadiense y se desplaza hacia Siberia.

Christian Garavaglia Christian Garavaglia 13 Feb 2019 - 07:23 UTC
Polo norte campo magnético
En 2018 el polo cruzó la línea de fecha internacional hacia el hemisferio oriental. Actualmente se mueve hacia Siberia.

La comunidad científica no termina de entender que está sucediendo con comportamiento del campo magnético de la Tierra. Se está desplazando tan rápidamente en las últimas décadas que los cálculos antiguos ya no son suficientemente precisos para la navegación.

El Modelo Magnético Mundial (WMM, por sus siglas en ingles) se aprueba cada 5 años. La última versión fue en 2015 y estaba programada una actualización para finales de 2019. Pero el anómalo comportamiento ha obligado a actualizar antes de lo previsto los cálculos para optimizar la navegación en el planeta. El 15 de enero expertos en geomagnetismo fueron convocados para redefinir los cálculos, cambios que finalmente fueron aprobados este 11 de febrero.

Según indica el comunicado oficial de la NOAA, esta actualización fuera de ciclo antes del lanzamiento oficial del WMM2020 del año próximo garantizará una navegación segura para aplicaciones militares, líneas aéreas comerciales, operaciones de búsqueda y rescate, y otras que operan alrededor del Polo Norte.

¿Qué está sucediendo?

Desde 1831, cuando fue medido inicialmente en el Ártico canadiense, el polo magnético se desplazó unos 2.300 kilómetros hacia Siberia. Su velocidad aumentó de 15 km/h a 55 km/h desde el 2000. Para 2001, había entrado en el Océano Ártico donde en 2007 un equipo aterrizó un avión en el hielo marino en un intento por ubicar el polo. En 2018, el polo cruzó la línea de fecha internacional hacia el hemisferio oriental. Actualmente está en línea recta hacia Siberia.

La razón de estos cambios es la turbulencia en el núcleo líquido externo de la Tierra. Hay un océano caliente de hierro y níquel en el núcleo del planeta en el que el movimiento genera un campo magnético, explicó el geofísico Daniel Lathrop, de la Universidad de Maryland. El sur magnético, en cambio, se está desplazando a una velocidad mucho menor.

Los científicos están trabajando para comprender por qué el campo magnético está cambiando tan dramáticamente. Los pulsos geomagnéticos se remontan a ondas "hidromagnéticas" que surgen desde lo más profundo del núcleo. Y el movimiento rápido del polo magnético norte podría vincularse a un chorro de hierro líquido a alta velocidad debajo de Canadá.

Este chorro parece estar manchando y debilitando el campo magnético debajo de Canadá, señaló Phil Livermore, un geomagnetista de la Universidad de Leeds, Reino Unido, en la reunión de la American Geophysical Union en diciembre. Y eso significa que Canadá está perdiendo esencialmente una lucha magnética con Siberia.

"La ubicación del polo magnético norte parece estar gobernada por dos parches de campo magnético a gran escala, uno debajo de Canadá y otro debajo de Siberia --apuntó Livermore--. El parche siberiano está ganando la competición".

Publicidad