meteored.com.ar

Estado del Clima: 4 indicadores clave baten récords en 2021

El informe de la OMM sobre el Estado del Clima señala que los principales indicadores asociados al cambio climático han batido récords durante el 2021. Las concentraciones de los gases de efecto invernadero siguen creciendo año tras año.

Informe OMM 2021
El informe sobre el Estado del Clima 2021 es contundente al mostrar con datos los efectos persistente del cambio climático.

El informe de la Organización Meteorológica Mundial sobre el Estado del Clima 2021 (The State of the Global Climate 2021) aporta datos contundentes. Cuatro indicadores clave del cambio climático (concentraciones de gases de efecto invernadero, aumento del nivel del mar, calor oceánico y acidificación de los océanos) marcaron nuevos récords el año anterior. Se trata de otra clara señal de que las actividades humanas están provocando cambios a escala planetaria en la Tierra, el océano y la atmósfera.

Según la OMM, estas modificaciones a escala planetaria tienen ramificaciones perjudiciales y duraderas para el desarrollo sostenible y los ecosistemas. Según este informe, las condiciones meteorológicas extremas provocaron pérdidas económicas por valor de cientos de miles de millones de dólares y se cobraron un alto precio en vidas humanas y bienestar, además de desencadenar perturbaciones para la seguridad alimentaria y del agua y desplazamientos que se han acentuado este 2022.

El informe de la OMM sobre el estado del clima mundial en 2021 confirmó que los últimos siete años han sido los más cálidos de los que se tiene constancia. El 2021 fue "sólo" uno de los siete más cálidos debido a un evento de La Niña al principio y al final del año. Esto tuvo un efecto de enfriamiento temporal, pero no invirtió la tendencia general de aumento de las temperaturas. La temperatura media mundial en 2021 fue de aproximadamente 1,11 (± 0,13) °C por encima del nivel preindustrial.

Aumenta la concentración de gases de efecto invernadero

Algunos datos son realmente impactantes, especialmente entre los principales gases de efecto invernadero. El dióxido de carbono alcanzó un valor medio de 418,8 ppm, o sea un 150% por encima de los valores preindustriales. El metano, otro gas de fuerte efecto invernadero, rondó los 1889 ppb, un 262% sobre la media preindustrial. Por último, el óxido de nitrógeno se ubicó en 332,2 ppb, un 123% sobre valores preindustriales.

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, criticó "la sombría letanía del fracaso de la humanidad a la hora de hacer frente a la alteración del clima" y aprovechó la publicación del informe emblemático de la OMM para pedir que se tomen medidas urgentes para aprovechar los "frutos maduros" de la transformación de los sistemas energéticos, pasando del "callejón sin salida" de los combustibles fósiles a las energías renovables.

Guterres alertó que el mundo debería actuar en esta década para evitar que se agraven los impactos climáticos y para mantener el aumento de la temperatura por debajo de 1,5 °C sobre los niveles preindustriales. “Es sólo cuestión de tiempo que veamos otro año más cálido del que se tiene constancia", dijo el Secretario General de la OMM, el profesor Petteri Taalas. "Nuestro clima está cambiando ante nuestros ojos".

Efectos que persistirán en el tiempo

Taalas advirtió que el calor atrapado por los gases de efecto invernadero de origen humano calentará el planeta durante muchas generaciones. El aumento del nivel del mar, el calor de los océanos y la acidificación continuarán durante cientos de años a menos que se inventen medios para eliminar el carbono de la atmósfera. Algunos glaciares han alcanzado el punto de no retorno y esto tendrá repercusiones a largo plazo en un mundo en el que más de 2.000 millones de personas ya sufren estrés hídrico".

Las condiciones meteorológicas extremas son las que tienen un impacto más inmediato en nuestra vida cotidiana. Los años de inversión en la preparación para las catástrofes significan que somos mejores para salvar vidas, aunque las pérdidas económicas se disparan. Hay indicadores inquietantes, como la emergencia generada por la sequía prolongada que se está produciendo en el Cuerno de África, las recientes inundaciones mortales en Sudáfrica y el calor extremo en India y Pakistán.

Los Sistemas de Alerta Temprana son necesarios para la adaptación al clima y, sin embargo, sólo están disponibles en menos de la mitad de los miembros de la OMM, según palabras del profesor Taalas. Por su parte Guterres señaló que “nos hemos comprometido a hacer que las alertas tempranas lleguen a todo el mundo en los próximos cinco años”. Este informe sobre el estado del clima se utilizará como documento oficial para las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, conocidas como COP27, que tendrán lugar en Egipto a finales de este año.