meteored.com.ar

Las mujeres son las más afectadas por el cambio climático

Dentro de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (COP26), las mujeres alzaron sus voces en la cumbre para explicar porque el cambio climático no es neutral en cuestión de género y afecta más a las mujeres.

cambio climático género mujeres
El calentamiento global no es neutral en cuanto al género, las mujeres son las más afectadas por el acelerado cambio climático.

Hasta el 12 de noviembre se celebra la Conferencia de las Partes número 26 (COP26), en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), y se la considera al momento como una de las reuniones más importantes de toda la historia, porque allí se está decidiendo nada más y nada menos cómo será nuestro planeta en un futuro no muy lejano.

A pocos días del cierre de la tan esperada reunión, científicos, activistas climáticos, ONGs, adultos, jóvenes, niños, absolutamente todos esperamos que los compromisos y acuerdos firmados por las autoridades estén a la altura de las expectativas, y por sobre todo a la altura del problema porque es enorme, y no solo ya está activo sino que es transgeneracional y exponencialmente devastador.

Género y ciencia

Durante cada día de la COP26 (desde el 31 de octubre), se fue abordando una temática diferente, el pasado 9 de noviembre se expuso en el estrado sobre “género y ciencia”, según publica la ONU. Se desarrolló en profundidad por qué el calentamiento global no es neutral en cuanto al género, y cómo las mujeres son las más afectadas por el acelerado cambio climático.

"Hoy es el día del género porque el género y el clima están profundamente entrelazados. El impacto del cambio climático afecta a las mujeres y a las niñas de forma desproporcionada", dijo Alok Sharma, presidenta de la Conferencia, instando a empoderar y apoyar a las mujeres.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, son justamente las mujeres de los países en desarrollo las primeras en responder a la gestión del capital medioambiental que las rodea, desde la recolección de leña y agua para cocinar y limpiar, la búsqueda de alimentos en ríos y arrecifes, el uso de la tierra para pastoreo del ganado, etc. Son las mujeres las que tienen que recorrer distancias cada vez más largas para encontrar lo que necesitan para alimentar a sus familias.

cambio climático mujeres género
Sobre todo en los países subdesarrollados, las mujeres son las que tienen que recorrer distancias cada vez más largas para encontrar lo que necesitan para alimentar a sus familias por el impacto ambiental.
Según los datos expuestos por la ONU, el 80 % de las personas desplazadas por desastres y cambios relacionados con el clima en todo el mundo son mujeres y niñas.

Y si bien la degradación del ambiente tiene graves consecuencias para todos los seres humanos, afecta especialmente a los sectores más vulnerables de la sociedad, principalmente a las mujeres cuya salud es más frágil durante el embarazo y la maternidad.

Desigualdad de género, exclusión social y cambio climático

Como si el padecimiento de la crisis ambiental fuera poco, el reconocimiento de lo que las mujeres aportan a la supervivencia del planeta y al desarrollo sigue siendo muy limitado. Las discriminatorias, ofensivas y ridículas normas sociales y culturales que se dan alrededor del planeta, como el acceso desigual a la tierra, al agua y otros recursos, la falta de participación de las mujeres en las decisiones relativas a la planificación y la gestión de la naturaleza, hacen que se ignoren las enormes contribuciones que pueden hacer las mujeres.

cambio climático genero mujeres
Immaculata Casimero en la COP26, de la nación wapichan en Guyana, es una líder indígena que trabaja en el empoderamiento de las mujeres en su comunidad. Créditos: Noticias ONU/Laura Quinones
La desigualdad de género y la exclusión social no hacen más que aumentar los efectos negativos de una gestión medioambiental insostenible y destructiva para las mujeres y las niñas, asegura la ONU.

La metáfora de la semilla

Una marioneta gigante bautizada Little Amal, que representa a una joven siria refugiada, llegó a Glasgow el martes 9 de noviembre, después de recorrer más de 1300 kilómetros atravesando Europa. Con una atura de 3.5 metros sorprendió a los asistentes de la sesión plenaria ese día cuando subió por las escaleras y se unió a la activista climática samoana Brianna Fruean, se fundieron en un abrazo e intercambiaron regalos. Brianna le dio una flor en representación de la esperanza y luz, y Amal, una bolsa de semillas que representan la esperanza.

cambio climático género mujeres
La activista samoana Brianna Fruean comparte protagonismo en la sesión plenaria de la COP26 con Little Amal, la marioneta gigante que representa a una niña refugiada siria. Créditos: Noticias ONU/Laura Quinones.

La metáfora de la semilla es clara "hay que ser lo suficientemente desinteresado como para contentarse con el hecho de no comer el fruto o no tener las flores ahora mismo, pero sentir que ha merecido la pena sabiendo que tus hijos vivirán con su belleza" se pronunció en el escenario. Eso es exactamente lo que se espera que ocurra en la COP26 con los acuerdos y acciones.

Además, Fruean destacó que las semillas necesitan ser cultivadas y nutridas con agua para dar fruto y flores, invitando a los delegados a mantener su trabajo después de la conferencia. Claramente se trata de acciones ya y además que perduren y se mantengan fuertes en el tiempo.

La población mundial entera necesita ver realmente un cambio profundo por parte de los tomadores de decisiones, partiendo desde acuerdos equitativos y compromisos serios que se firmen en este encuentro COP26, sin posponerlo con excusas que pierden peso cuando la vida de todos está en juego. Lo más importante que es convertir esas palabras de compromiso en algo tangible, y hacerlo inmediatamente por la gravedad y urgencia del caos que ya estamos viviendo y viviremos a causa del calentamiento global.