meteored.com.ar

Rayos en el Ártico podrían duplicarse por el calentamiento global

Las tormentas eléctricas podrían duplicarse en la región del Ártico para el 2100 debido al cambio climático, según sugiere una última investigación. El fenómeno meteorológico ha sido anteriormente muy raro en esas latitudes.

rayos tormentas Ártico
Se sospecha que los rayos son la causa de incendios forestales récord en Alaska.

El cambio climático traerá tormentas eléctricas extremadamente raras a los bosques boreales de latitudes altas y a las regiones de la tundra ártica, según han descubierto los científicos.

El primer rayo conocido dentro de las 300 millas (poco menos de 500 km) del Polo Norte fue registrado en 2019 por el Servicio Meteorológico Nacional en Alaska. Ahora se proyecta un aumento del 100% en los rayos para fines de siglo, según científicos de la Universidad de California.

"Proyectamos cómo cambiarán los rayos en los bosques boreales de altas latitudes y las regiones de la tundra ártica en América del Norte y Eurasia", según Yang Chen, científico investigador del Departamento de Ciencias del Sistema Terrestre de la UCI que dirigió el nuevo trabajo en un artículo de Nature Climate Change.

Los científicos predijeron un aumento significativo de los rayos como resultado de aumentos en la convección atmosférica y tormentas eléctricas más intensas.


Los investigadores se sorprendieron por la magnitud del cambio, dado que el aumento de los rayos causados por el cambio climático en las regiones más cercanas al ecuador fue mucho menor, dijo.

Los hallazgos sugieren que las condiciones de tiempo en el Ártico durante el verano estarán más cerca a lo que hoy en día se observa mucho más al sur, donde las tormentas eléctricas son más comunes.

Incendios forestales

Los científicos tenían la teoría de que los rayos fueron responsables de iniciar el número récord de incendios forestales que azotaron el estado estadounidense de Alaska en 2015, explicó James Randerson, profesor del Departamento de Ciencias del Sistema Terrestre de la UCI, coautor del estudio de rayos, y fue parte de una campaña de campo dirigida por la NASA que estudió los incendios forestales.


Los investigadores analizaron rayos en las regiones del norte en base a datos satelitales de la NASA en un periodo de 20 años, e identificaron una relación entre la tasa de destellos y los factores climáticos.

Utilizando las proyecciones climáticas de las Naciones Unidas, los científicos predijeron un aumento significativo de los rayos como resultado del aumento de la convección atmosférica y tormentas eléctricas más intensas.

Los incendios pueden causar muchos problemas en el Ártico. Estos incluyen la quema de pastos cortos, musgos y arbustos que son partes importantes de los ecosistemas de la tundra. Una vez que estas plantas bajas se hayan quemado, las semillas de los árboles podrían crecer más fácilmente en el suelo desnudo y los bosques podrían expandirse. Esto significaría que los paisajes típicamente cubiertos de nieve podrían ser reemplazados por árboles.

Calentamiento adicional

Pero esto podría conducir a un mayor calentamiento en la región, ya que la nieve que anteriormente reflejaba la luz solar en el espacio sería reemplazada por bosques más oscuros que absorben la energía solar, creen los científicos.

Los incendios también podrían derretir más permafrost, suelo permanentemente congelado que define gran parte del paisaje ártico. El permafrost almacena una gran cantidad de carbono orgánico que se convertirá en gases de efecto invernadero, dióxido de carbono y metano si se derrite del hielo. Esto generará aún más calentamiento cuando se libere.

Los científicos quieren ver nuevas misiones satelitales que puedan monitorear las latitudes árticas y boreales en busca de rayos y los incendios que podrían provocar para mejorar el conocimiento del calentamiento en la región.