Recalculando: GPS en problemas por movimiento del polo magnético

El polo norte magnético se está moviendo más rápido de lo previsto y obligó a los científicos a actualizar antes de tiempo el modelo del campo magnético terrestre que es utilizado desde los GPS de navegación hasta por Google Maps.

Cindy Fernández Cindy Fernández 12 Ene 2020 - 22:27 UTC
polo, campo, magnetico, norte, brujula, ciencia, velocidad, gps, comunicaciones, navegacion, tierra
A comienzos de 1990 el polo recorría una distancia de 15 km al año y ahora se mueve a casi 55 km al año.

Las brújulas, instrumentos que giran sus agujas indicando el norte, fueron usadas por los navegantes en sus viajes para marcar el rumbo durante milenios. Muchos no lo sabían, pero las brújulas apuntan hacia el norte magnético, no al geográfico, y la diferencia entre ellos es que, mientras el geográfico está fijo, el polo norte magnético se mueve poco a poco, desde el Ártico canadiense hacia Rusia. Desde su descubrimiento en 1831 recorrió 2.253 kilómetros.

Pero en los últimos años, la velocidad a la que se desplaza el polo se incrementó. A comienzos de 1990 recorría una distancia de 15 km al año y ahora se mueve a casi 55 km al año. Esto hizo que el Modelo Magnético Mundial, que se actualiza cada 5 años, quedara obsoleto antes de tiempo, y durante el 2019 hubo que hacer una actualización de emergencia para garantizar una navegación segura para aplicaciones militares, aerolíneas comerciales, operaciones de búsqueda y rescate, y hasta Google Maps.

Los nuevos estudios realizados en este campo, indican que es probable que el polo continúe su desplazamiento hacia Siberia, aunque lo hará más lento, a unos 40 km por año. Las investigaciones apuntan hacia la posibilidad de que podríamos estar asistiendo a la inversión del campo magnético, algo que sólo sucede, en promedio, tres veces cada millón de años y por el cual las posiciones del polo norte y del polo sur magnéticos se intercambian.

radiacion, solar, auroras, campo magnetico, protección, tierra, planeta, polo, divulgacion
El debilitamiento del campo magnético vuelva a nuestro planeta mas vulnerable a las tormentas solares.

Los científicos aseguran que esta situación no se ha dado en los últimos 780.000 años, pero los movimientos del polo norte podrían apuntar a esa posibilidad. Eso sí, las inversiones de este tipo no ocurren de la noche a la mañana, sino a lo largo de un proceso que se prolonga durante miles de años. De manera que es poco probable que un apocalipsis geomagnético sea inminente, por lo que no debemos preocuparnos.

El campo magnético terrestre

El campo magnético del planeta se genera a más de 3.000 kilómetros de profundidad, en el núcleo de la Tierra. Según una teoría, la ubicación del Polo Norte magnético estaría controlada por dos campos magnéticos situados debajo de Canadá y de Siberia. En 2017 se supo que el campo canadiense se estaba debilitando, posiblemente debido a una descarga de hierro en el núcleo de la Tierra. Eso podría explicar los movimientos que está teniendo en la actualidad.

Los especialistas también aclaran que no es el desplazamiento de los polos lo que plantea un problema sino el debilitamiento del campo magnético, lo que supone una menor protección ante la radiación. La pérdida de intensidad implica una amenaza para los sistemas eléctricos mundiales y una mayor vulnerabilidad ante tormentas solares. En una región donde el campo magnético es especialmente débil, la llamada Anomalía del Atlántico Sur, la radiación ya provocó daños en algunos satélites.

Por el contrario a lo que ocurre en el hemisferio norte, en el polo magnético sur no está teniendo grandes movimientos. En los últimos 30 años se presenta relativamente estable, localizado frente a las costas del este de la Antártida.

Publicidad