meteored.com.ar

La temporada de huracanes en el Atlántico comienza a acelerarse

Luego de un par de semanas sin actividad, el Atlántico muestra signos de aceleración, y el final de agosto y septiembre pueden resultar muy activos. Hasta 5 huracanes mayores son probables de ocurrir esta temporada.

Temporada de huracanes
La temporada de huracanes de este 2021 tiene condiciones para ser muy activa.

La temporada de huracanes en el Atlántico de 2021 ya está en marcha y las condiciones atmosféricas y oceánicas siguen siendo propicias para una temporada de huracanes superior a la media, según la actualización anual de mitad de temporada publicada por el Centro de Predicción del Clima de la NOAA, una división del Servicio Meteorológico Nacional de los Estados Unidos (NWS).

La última perspectiva refleja que el número de tormentas con nombre (vientos de 63 k/h o mayores) es de 15 a -21, incluyendo 7 a -10 huracanes (vientos de 118 km/h o mayores), de los cuales 3 a 5 podrían convertirse en huracanes mayores (categoría 3, 4 o 5 con vientos de 178 km/h o mayores). Esta perspectiva actualizada incluye las 5 tormentas con nombre que se han formado hasta ahora, siendo el huracán Elsa la quinta tormenta con nombre más temprana de la que se tiene constancia.

"Después de un comienzo récord, la temporada de huracanes en el Atlántico de 2021 no muestra ningún signo de disminución a medida que se adentra en los meses más álgidos que se avecinan", dijo el doctor Rick Spinrad, administrador de la NOAA. "La NOAA continuará proporcionando la ciencia y los servicios que son fundamentales para mantener a las comunidades preparadas para cualquier tormenta amenazante".

Una temporada muy activa

Los científicos de la NOAA predicen que la probabilidad de una temporada de huracanes en el Atlántico en 2021 por encima de lo normal es del 65%, un valor realmente elevado. Hay un 25% de probabilidad de una temporada cercana a lo normal y solo un 10% de probabilidad de una temporada por debajo de lo normal.

"Una mezcla de condiciones oceánicas y atmosféricas que compiten entre sí favorecen en general una actividad superior a la media para el resto de la temporada de huracanes en el Atlántico, incluido el posible regreso de La Nina en los próximos meses", dijo Matthew Rosencrans, principal pronosticador estacional de huracanes en el Centro de Predicción del Clima de la NOAA.

No se espera que las temperaturas de la superficie del mar en el Atlántico sean tan cálidas como lo fueron durante la temporada de 2020, que batió el récord; sin embargo, la reducción de la cortante vertical del viento y el aumento del monzón del oeste de África contribuyen a las condiciones actuales que pueden aumentar la actividad de los huracanes estacionales. Estas condiciones tienen como telón de fondo la actual fase cálida de la Oscilación Multidecadal del Atlántico, que ha favorecido temporadas de huracanes más activas desde 1995.

La importancia de la prevención

El director del NWS fue claro al advertir que "ahora es el momento de que las familias y las comunidades se aseguren de que sus preparativos están en marcha” Estas tormentas pueden ser devastadoras, así que es necesario prepararse para todos los posibles resultados permaneciendo atento al pronóstico y siguiendo la información de seguridad y las posibles notificaciones de evacuación emitidas por los funcionarios de emergencia en las zonas potencialmente afectadas.

Huracán Laura
Inundación producida por el huracán Laura en Agosto de 2020 en Lake Charles, Louisiana.

La actualización de la NOAA de la perspectiva de 2021 cubre toda la temporada de huracanes de seis meses, que termina el 30 de noviembre. A lo largo de la temporada de huracanes, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de la NOAA proporciona las previsiones de la trayectoria e intensidad de los huracanes en las que confían los gestores de emergencias y las comunidades en todas las zonas de riesgo durante la llegada de una tormenta a tierra.

El NHC es la fuente de todos los avisos y alertas de tormentas tropicales, huracanes y mareas de tempestad relacionadas. La perspectiva estacional de la NOAA no es una previsión de la llegada a tierra, ya que normalmente sólo se puede predecir la llegada a tierra una semana antes de que la tormenta llegue a la costa. Las tormentas tropicales que se desarrollan en el Atlántico se desarrollan algo más tarde que las que ya están ocurriendo en el océano Pacífico.